La antigua civilización maya es una de las más misteriosas de cuantas han existido sobre la Tierra. Entre sus muchos saberes, destacan los conocimientos matemáticos y astronómicos que les permitieron desarrollar un horóscopo, compuesto por 13 signos en lugar de los 12 occidentales. De hecho su calendario solar es mucho más exacto que nuestro calendario gregoriano. Todos los signos de su horóscopo representan animales de su entorno. Basándose en ellos, no sólo describían la personalidad, sino que también realizaban predicciones muy fiables.


La Civilización Maya es una de las más misteriosas de todas las que se conocen sobre la tierra. Entre los conocimientos que desarrollaron se encuentran las matemáticas y la astronomía, tal es así que el calendario que desarrollaron es mucho más exacto que nuestro actual calendario gregoriano. Utilizaba dos calendarios: el Haab Cafric, de 365 días y un calendario sagrado: el Tzol, de 260 días “signo”. Ambos formaban un engranaje entre el tiempo solar y lunar. El año maya se dividía en 13 lunas o ciclos lunares de 28 días que corresponden a una lunación completa. Estas 13 lunas sumaban el total de 364 días, siendo el 365avo día consagrado a fiestas, y se lo llamaba “Día del Tiempo fuera del Tiempo”, o sea, no se lo contaba en el mes lunar. Este día se corresponde nuestro calendario gregoriano al día 25 de julio.

 

Las 13 lunas tomaban el nombre de animales que eran de importancia para los mayas, y estos animales son: Luna del Murciélago, Luna del Escorpión, Luna del Venado, Luna de la Lechuza, Luna del Pavo Real, Luna del Lagarto, Luna del Mono, Luna del Halcón, Luna del Jaguar, Luna del Zorro, Luna de la Serpiente, Luna de la Ardilla y Luna de la Tortuga..

El Haab Cafric, combinado con el calendario sagrado Tzol, el cual estaba formado por meses de 20 días o “Uinal”, y 13 “sellos” (correspondientes a las 13 lunas) daban características distintas a cada día, en una rueda calendárica de 52 años. Esta diferenciación de cada día, lo convertía en un evento especial, que asumía carácter profético, por ejemplo dando al recién nacido, características especiales según su día de nacimiento.

LA LUNA DEL MONO
(11 de enero al 6 de febrero)


Poseen una fortaleza y resistencia física a prueba de bombas. Les gustan los retos y tienen alma de quijotes. Son personas abiertas, de mentalidad positiva y con un gran sentido del humor, aunque en ocasiones sus chistes y comentarios resultan algo difíciles de entender. En el trabajo, siempre quieren dar rienda suelta a su imaginación y sentir cierta libertad. El mono está lleno de cualidades, pero si no se anda con cuidado, su nerviosismo le puede perjudicar.




LA LUNA DEL HALCÓN
(7 de febrero al 6 de marzo)


Animal sagrado para los antiguos mayas, se consideraba que las personas nacidas durante su luna gozaban de su suerte excepcional a lo largo de toda su vida. También se decía que de tener a una de estas personas en la familia era una bendición para todos los miembros. Su carácter es fuerte y su ambición muy grande. Su sentido del deber y la responsabilidad están fuera de toda duda, de ahí que se preocupen tanto por los suyos. Han nacido para mandar y odian recibir órdenes.




LA LUNA DEL JAGUAR
(7 de marzo al 3 de abril)


Si algo tienen claro los Jaguares son sus propias ideas. Saben en todo momento y desde muy temprana edad lo que quieren y cómo conseguirlo. Su principal virtud es la pasión que ponen en todo. Lo que también puede llegar a convertirse en un defecto y hacerles perder oportunidades. Otros de los problemas con los que pueden enfrentarse a lo largo de su vida es su afán de libertad, pero poseen un sentido innato de la justicia que les hacen apoyar siempre al débil.





LA LUNA DEL ZORRO
(4 de abril al 1 de mayo)


Poseen un corazón de oro y unas intenciones puras como pocos signos. Y es que en la cultura maya, este animal no era astuto y maligno como en la segunda característica que define a quienes nacen bajo este signo es la discreción. Huyen de los focos y se desenvuelven mejor en las sombras. Lo suyo es el segundo plano, y no por que no valgan para ser los primeros, sino porque prefieren el anonimato.





LA LUNA DE LA SERPIENTE
(2 al 29 de mayo)


Este animal le sucede en el bestiario maya lo mismo que al Zorro: no tiene ninguna de las connotaciones negativas que se le han dado en el Occidente. Todo lo contrario, representa el espíritu salvador que ilumina las mentes. Les gusta vivir bien, pero eso no significa que no tengan estricto código ético que jamás se salta. Siempre refinada y exquisita, la Serpiente no entregará su amor a cualquiera. Es muy inteligente y conviene tenerla como amiga, ya que es un peligroso rival.





LA LUNA DE LA ARDILLA
(30 de mayo al 26 de junio)


Habladora y de ojos vivaces, la ardilla nunca para de moverse ni de poner ideas brillantes. Lo suyo, desde luego, es la comunicación. Muy sociables desde niños, pueden ser excelentes profesionistas de relaciones públicas o, incluso, en cualquier otro trabajo que implique el trato directo con la gente. Valoran la amistad por encima de todo y suelen llevar una vida social intensa. Entre sus defectos está el cambiar frecuentemente de opinión y el dejarse llevar por sus fantasías.





LA LUNA DE LA TORTUGA
(27 de junio al 26 de julio)


Quien conozca la fábula de la liebre y la tortuga entenderá muy bien la sabiduría, basada en una paciencia infinita, que los mayas otorgaban a las personas nacidas en este período. Es muy difícil alterar a alguien de este signo, pero eso sí, cuando esto ocurre, lo mejor es encontrarse a cientos de kilómetros de distancia, por que su ira puede ser terrible. Consiguen todo lo que proponen sin prisa, pero sin pausa. Saben que el tiempo es su aliado y son muy hogareños.





LA LUNA DEL MURCIÉLAGO
(27 de julio al 22 de agosto)


Este es el signo de los héroes, pero también de los inconscientes. A estas personas les anima siempre un ideal de justicia y un afán de liderazgo, gracias al cual se hacen respetar en cualquier situación. Tienen sentido religioso innato que les impulsa a bucear en los temas espirituales. Hagan lo que hagan, y por mucho que intenten lo contrario, siempre acaban convirtiéndose en el centro de cualquier reunión. Destacan también por su gran capacidad para los negocios.





LA LUNA DEL ALACRÁN
(23 de agosto al 19 de septiembre)


Su gran inteligencia es uno de los rasgos más característicos de este signo algo que se empieza a notar desde la más tierna infancia. El Alacrán posee también una excelente memoria, tanto para lo bueno como para lo malo, y aunque no es negativo, jamás olvida una ofensa. Celoso de su intimidad y su vida privada, a veces sus mejores cualidades pasan desapercibidas por culpa de la timidez. A pesar de ello, está lleno de buenos sentimientos y le encanta ayudar a los demás.





LA LUNA DEL VENADO
(20 de septiembre al 17 de octubre)


Uno de los principales rasgos del Venado es su poder de seducción. Las personas que a él pertenecen han nacido bajo el signo de la belleza, y aunque físicamente alguno de sus miembros no sea muy agraciado, todos emanan un aura irresistible. Son presumidos, creativos e impuntuales. Poseen una gran imaginación y dominan como nadie el arte de la conversación. Necesitan ser tratados con mucho cariño, especialmente durante la infancia, y por otro lado, odian las injusticias.





LA LUNA DE LA LECHUZA
(18 de octubre al 14 de noviembre)


La Lechuza, animal nocturno y misterioso, es el signo más mágico y profundo de todo el horóscopo maya. Posee una capacidad especial para hacer aflorar el subconsciente de los demás, así coma para encontrar cosas, personas e ideas perdidas u olvidadas. Dispone también de una gran sensibilidad para todo lo místico y misterioso. Su principal virtud es la intuición, que rara vez les falla. Al iniciar una relación pueden parecer tímidos, pero luego se abren del todo al ser amado.





LA LUNA DEL PAVO REAL
(15 de noviembre al 12 de diciembre)


El brillante plumaje de su cola lo dice todo: el Pavo Real ha Nacido para lucirse y brillar con luz propia en sociedad. Originales y creativos, les resulta imposible pasar desapercibidos. En el amor, tanto el hombre como la mujer, destacan por ser muy apasionados y por una gran capacidad de entrega. En el trabajo se muestran muy competitivos y ya desde su más tierna infancia quieren ser los mejores en todo. Este signo suele dar muchos y muy buenos actores.





LA LUNA DEL LAGARTO
(13 de diciembre al 10 de enero)


Cambia de piel cada instante. En este sentido, el nativo de este signo es igual que el animal que lo representa. Su personalidad es difícil de describir, en vista de que no existe un solo tipo de lagarto, sino muchos. Debemos tener en cuenta que su principal cualidad es la de adaptarse al entorno. Pero que nadie se engañe, porque estas personas no tienen nada de falsas o hipócritas. Al contrario, poseen un corazón de oro y son muy generosos e incluso inocentes.

 

 

 

Si deseas una pagina como esta, o cualquier servicio de diseño o números 80X y/o 90X, pincha en el banner

 

 

 

 

web hosting
web hosting